AMORES TRASCENDENTALES (UN JUDÍO, UNA CRISTIANA Y UN ISLAMITA). GALENO XXVI – NARRATIVA

AMORES TRASCENDENTALES

(UN JUDÍO, UNA CRISTIANA Y UN ISLAMITA)

Juan Emilio García López

 

       La historia que ahora está a punto de concluir comenzó hace muchos años entre una maestra cordobesa  Cristiana, un senegalés Islamita y un médico israelí Judío. Ahora, ya jubilados, dedican parte de su tiempo a consagrar algo más que su amistad releyendo libros históricos en la Biblioteca Viva de Al-Ándalus, frente a la cordobesa Cuesta del Bailío, comprobando que, aunque a lo largo de los tiempos ha habido luchas entre las tres religiones monoteístas, también hubo épocas de entendimiento e intercambio de conocimientos, puesta en valor de los mensajes bíblicos y tradicionales que cada religión tiene para dirigir a sus creyentes. También utilizan parte del tiempo libre en reunirse en el CPA Córdoba 1, donde ella baila sevillanas, bailes de salón y toca las castañuelas, ellos juegan al billar, al ajedrez y los tres toman en el bar lo que a cada uno le permiten sus creencias, continuando con las tertulias que han mantenido  durante muchos años. 

     Mohamed llegó a España en patera consiguiendo quedarse tras su tercer intento al ser recogido por un matrimonio cordobés. Era el más preparado de su numerosa familia la que se desprendió de él con gran pena y pesar para que se procurara en Europa una vida mejor y desde donde fuera ayudara a la familia a salir de las estrecheces a las que estaban siendo sometidos por las sequías y las guerras por el poder en la mayoría de los países de la zona a pesar de sus inmensas riquezas en materias primas. 
     Desde la despedida de su familia trascurrieron cerca de tres años hasta ser acogido por el matrimonio cordobés, durante ese tiempo tuvo que enfrentarse con un sin fin de desventuras: fríos, calores, mafias, fieras, todo tipo de trabajos y abusos innumerables hasta recalar en una playa mediterránea y ser acogido en su tercera tentativa.
     En cuanto a Rafi, la bella morena cordobesa, desde muy pequeña le preocupó la cuestión de la emigración sobre todo la forzada por agobios naturales o producidos por la mano o las armas del hombre; esta preocupación se fue acrecentando durante sus estudios de magisterio, que iban iluminando en ella, no sólo la vocación de despertar en sus futuros alumnos las ganas y amor por descubrir e investigar todos los bienes del saber, sino ayudar, también, a todo marginado, pasión que se elevó en el conocimiento de la vida y obra de Jesucristo y otros luchadores a favor de los desarraigados.
     En esta faceta llegó a conocer a Mohamed. En una casa antigua entre la plaza de la Corredera y la del Potro se reunían un grupo de jóvenes asiduos de las pateras para ayudar a los que como ellos estaban totalmente en precario. Rafaela y otros estudiantes de Magisterio visitaban con frecuencia los Centros de necesitados.
     Era el senegalés muy moreno con cara y sonrisa seductoras y la cordobesa que no lo era menos se saludaron desde el principio de forma muy afectiva…
     El tercero en la trama era un judío sefardí que se había venido a Córdoba a estudiar Medicina atraído por la historia y la tradición, ya que era portador de la llave de una casa de la Judería cordobesa que sus antepasados hubieron de abandonar tras sus expulsión por los Reyes Católicos. Era rubio con sus rasgos característicos y bastante atractivo.
     Los tres tuvieron noticia de la Biblioteca Viva de Al-Ándalus y su nominación como Paradigma de Córdoba por revitalizar el intercambio cultural y de todo tipo que en diferentes fases de la historia hubo entre las tres religiones monoteístas.
     Allí, una tarde del mes de Abril, cuando Córdoba refulgía de belleza y olor a azahar en sus patios y callejas, se dieron a conocer Rafi y Mohamed con Josué, los presentó Mª Jesús Viguera, patrona de la Fundación y catedrática de Estudios Árabes e Islámicos; quien al verlos algo tímidos y despistados les ofreció la célebre Biblioteca y su sapiencia para que profundizaran en las culturas que buscaban, una vez que le declararon sus intenciones.
     Quedaron en verse al menos una tarde por semana tras tomar café o té en el cercano CPA Córdoba 1.    
     Podríamos recurrir a uno de los muchos refranes que vienen al caso, quizás sería propicio “Dios los cría y ellos se juntan” y es que desde el principio surgió entre ellos un afán desmedido por investigar juntos sobre el contenido, historia y evolución de sus tres religiones y por cultivar su incipiente amistad.
     En el plano religioso saben que sus tres religiones tienen el nexo común del Patriarca Abraham, pero que los derroteros han sido distintos. Los Judíos no confraternizaron con los Cristianos al creer que Jesucristo no era el Mesías que ellos esperaban y en la revelación del Arcángel San Gabriel a Mahoma para la escritura del Corán hay ciertas coincidencias con el Antiguo Testamento de los Judíos y muchas divergencias. No obstante los tres piensan que las Religiones deberían luchar por la Paz, la igualdad entre hombre y mujer, entendimiento entre todos, la felicidad en esta vida y una conciencia clara y limpia, peldaños ineludibles del Paraíso Final.  
     Esto no siempre ha sido así a lo largo de la historia habiéndose utilizado la exigencia de la Fe para el mantenimiento del Poder o Privilegios sin permitir ni un ápice de Razón hasta dentro de la misma Religión, nos pueden servir de ejemplo: Jesucristo, Maimónides o Averroes o las luchas fraticidas de unas contra otras. ¿Es que Yavé, Jehová y Alá, están siempre de pelea?…
    Además la Ciencia va demostrando algunas certezas distintas  a la percepción de las Religiones.
     En el plano de la amistad y los sentimientos existe entre ellos algo grande,  al tiempo que complicado, que suele suceder entre corazones tan inmensos como exclusivos.
     Mohamed ve en Rafi a la mujer de sus sueños, su favorita, una joya sólo comparable con lo más bello que sus antepasados plasmaron en la sin igual Mezquita de la ciudad califal, mas no olvida las tradiciones de su religión respecto a la mujer, ablación del clítoris en las niñas, siempre de forma cruenta, además de la aberración, la posibilidad de tener otras mujeres al mismo tiempo y sobre todo, aunque el encuentro profundo, penetrante de los bellos ojos de ambos parecen augurar una dicha celestial, desfallece al instante cuando observa que esa intensa irradiación sucede entre otros cuatros lindos ojos dentro del corro, pero ajenos a los suyos…
     Josué, como queda dicho los tres padecen de una enorme Dilatación Cardíaca, es decir, tienen un corazón que no le cabe en el pecho, al llegar a Córdoba observó con gran tristeza que era cierta la tradición de duelo de sus antecesores al ser desposeídos de su maravilloso y paradisíaco Edén.
     En el plano sentimental también quedó prendado de la belleza, gracia y simpatía de la cordobesa, mas las diferencias religiosas, de costumbres y sabedor de que esa atracción era compartida por el otro miembro masculino del trío, se mantenía a la espectativa y su mente, aunque impaciente, trataba de dominarla con la histórica frase del padre Abraham, cuando subía con su hijo Isaac monte Moria arriba, hijo mío: “Dios proveerá”.    
     Rafi, la cordobesa, aunque jugaba en su campo, la asaltaban un montón de dudas de parte de los visitantes: la religión, las costumbres… Sabía que los dos estaban enamorados de ella y ella de ambos sin tener claro cual de los dos le llenaba más, pero que cualquiera de los dos podía hacerla feliz y que la decisión acabaría con el trío, unido tanto tiempo.
     Aunque era muy creyente, sobre todo en Jesuscristo, había una frase en el Sr. Mío Jesucristo en la que pensaba mucho: “Te ofrezco Señor mi vida, obras y trabajos en satisfacción de todos mis Pecados”, además, pensaba que los pecados del amor no podían ser tan graves, ya que Dios proveyó a la Naturaleza de un placer especial para el mantenimiento de las especies, incrementar el cariño y la perpetuidad entre las parejas.
     Por ello Rafi dejaba volar su imaginación y se regocijaba en encuentros íntimos indistintos con sus amigos; sabía que ambos eran circuncisos, eso aumentaba su curiosidad y en algunos sueños se entregó hasta la saciedad, aunque los despertares eran gozosos y satisfactorios no recordaba  si el judío o el islamita había sido el afortunado.
     Existen situaciones en la vida que no son fáciles de resolver, aunque se tengan las mejores intenciones e interés en solucionarlas.
     Los tres tienen claro que un Dios que no esté, siempre, al lado de los más necesitados, defendiendo los derechos de niños, mujeres, hombres y ancianos, de toda raza y lugar, de verdad, y que la religión por Él propagada no pida cumplir a sus fieles con esos principios, ¿Qué Dios sería?…             
     Por otro lado esa llama interna inmensa de amor que consume sus sentimientos, ¿Tendrá una solución satisfactoria?
     Creyentes y buenas gentes confían en que, ya que ellos son incapaces de resolver los dilemas tantas veces discutidos, sean resueltos por Yavé, Jehová y Alá en sus Infinitas Sabidurías.
                

                                          
Córdoba 16 de Mayo de 2022.

Juan Emilio García López

Médico Jubilado